jueves, 9 de abril de 2015

Nuria Lleonart (Dependecia no correspondida)



DEPENDENCIA NO CORRESPONDIDA

La nuestra es una relación complicada.
Ya no es como al principio, cuando me sentía especial, única, por tenerte conmigo; cuando tenía sentimientos encontrados: quería presumir de ti pero te quería solo para mí.
Ni siquiera a mis padres, a quienes sedujiste en la primera toma de contacto, les pareces el mismo. Ya no ven tanto las virtudes que te caracterizan. Ahora solo oigo hablar de los riesgos, y yo siempre digo que sigues siendo el mismo, que nada ha cambiado. Quizá el problema esté ahí, yo sí he cambiado y tú te has quedado atrás. Desfasado, tan rápido... Hasta siento pena por ti.
A veces te bloqueas, y acceder a ti se convierte en un enigma, a veces yo te bloqueo porque me canso de ti. O creo que me canso, porque siempre vuelvo.
No soporto cuando me dices que no puedes más, que estás cansado, que necesitas recargarte para volver a ser el que eras. No entiendo por qué juegas conmigo de esa manera. ¿No se supone que soy yo la jugadora?
A veces no se quién tiene el control de nuestra relación, a veces no sé si quiero saberlo. A veces siento que tú controlas mis relaciones con los demás. Siento que dependo de ti para ser feliz, que has ocupado mi lugar, que te has vuelto, en la historia de mi vida, más protagonista que yo. Y eso... Eso no es bueno. La dueña de mi vida soy yo, no tú. Se supone que estás aquí para acompañarme, no para sustituirme. Para facilitarme las cosas, no para hacerlas más difíciles.
Me has enseñado muchas cosas, he aprendido cada día de ti, y me pregunto, ¿yo te he aportado algo a ti? ¿has aprendido algo de mí? ¿acaso no lo necesitas porque te he entregado mi corazón desnudo desinteresadamente? No necesitas saber más porque crees que lo sabes todo de mí. Y te equivocas. Eso no lo sé ni yo misma.
No sé qué haría sin ti, sería todo diferente, como antes de conocerte. Tiempos que no recuerdo cómo era posible la vida sin ti. ¿sería capaz de volver a esos tiempos?, ¿sería capaz de olvidarte? No quiero ni pensarlo.
No sé si lo nuestro es amor. No sé en qué dirección avanza, no sé si acabará bien. No sé cómo llamar a esto. No sé si tenemos futuro. De nada me sirve reflexionar porque no me oyes, te grito y tú me ignoras. No reaccionas. Necesito que comprendas, necesito que me ayudes a aclarar las cosas y no mueves ni un dedo. Soy yo la que los mueve todos.
Ya he dicho que la relación con mi móvil es complicada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario