jueves, 11 de junio de 2015

Ramón Prada (Abracadabra)



ABRACADABRA: HISTORIA DE UN ROBO

Como imagináis por el original título, esto es la historia de un truco mágico, pero no un truco de magia cualquiera, en este truco de magia yo soy el protagonista y vosotros los espectadores, pero recordad soy el protagonista, nunca dije nada de ser mago.

A todos nos gusta que nos hagan trucos de magia, unos se los creen, otros no, algunos quieren saber el truco, otros hacen creer que lo han descubierto...

Bueno, pues estamos ante un truco de magia que no ha gustado a nadie, y que, junto con otros parecidos, pasará a la historia.

Como todo truco, tiene su devenir, su principio y su fin, pero esta vez por qué no empezamos por el final; solo por esta vez.

Esta historia acaba (aunque para nosotros empieza) un día cualquiera de este o del año pasado. Ya que estamos, por qué no elegir hoy.

Madrid, 2015. Os preguntaréis: ¿por qué hoy si hoy es un día normal? Pues por eso mismo. Pero, ¿normal para quién? Os hago otra pregunta: ¿cómo está hoy la sociedad? ¿Qué tal el IRPF?
Algunos no sabréis responder. Modestamente os digo que en esto soy un experto. Pista que os ayudará más tarde a saber quién soy.

Yo os diré que, como ya sabéis, hace unos cuantos años que estamos en crisis. Y con esto nos acercamos a la parte central del truco.

Este truco de magia fue llevado a cabo por el Estado español y sus políticos a la cabeza. La crisis empezó, sí, pero ellos la agravaron. Así mis muchos hermanos y yo acabamos en paraísos fiscales.
Así, de un día para otro, como si de un truco de magia se tratase, los españoles despertaron un poco más pobres y mucho más enfadados y descontentos.

Pero recordad, como en todo truco de magia, hay gente a la que le gusta, aunque en este caso sea solamente a los propios magos, y más importante, sin los espectadores no sería posible, no tiene gracia hacer magia tú solo.

Lo interesante es mirar al público a los ojos y, mientras les prometes algo, mientras distraes su atención con un movimiento ágil y rápido de la mano contraria, haces el truco. Fácil y simple. Imposible de ver si lo haces bien. 

Muchos harán creer que saben el truco. Pero nadie, solo los buenos magos, son capaces de realizar este hurto, digo truco.

Millones de euros, libras, dólares, etc. desaparecen. Abracadabra.
Ramón Prada Ramos
  Bachillerato B

No hay comentarios:

Publicar un comentario