lunes, 18 de junio de 2018

Jaime Valdes (Liberación)



LIBERACIÓN

“Señores antes de nada ha sido un honor tenerlos como pelotón, hoy volverá a reinar la paz en el mundo”, el coronel Litt nunca nos había reconocido nuestro trabajo en esta guerra pero hoy todo podía cambiar. Hoy era el día en el que de una vez por todas caería Alemania, hoy era el día en el que todos los que nos dejaron en el camino serían vengados.

Hutchman me dio la palmada en la espalda para darme fuerzas en ese momento, hemos vivido juntos muchas cosas y hoy era el día de ganarnos la libertad y volvernos a nuestra queridísima California. El camión paró, ya oímos los primeros bombarderos, salimos todos a toda velocidad hacía el puente donde se estaba librando la última batalla, esa última batalla en la que seriamos recordados de por vida.

Íbamos avanzando y los alemanes habían perdido muchos hombres, estábamos a un paso de ganar la guerra, era cuestión de coger el antiaéreo y tirar los aviones alemanes. De repente cae una bomba en el puente, muchos de los nuestros caen al vacío mientras yo corro en un lateral del puente, ya parecía que estábamos salvados cuando no encuentro a Hutchman, miro a todos lados y no lo veo, grito su nombre más de mil veces sin respuesta alguna, pero cuando se despeja el polvo veo al otro lado del puente a Hutchman  tirado en el suelo y unos camiones alemanes se lo llevan. Veo como mi mejor amigo es capturado y no puedo hacer nada, me quedo tirado de rodillas pensando en que poder hacer pero no obtengo ideas.

El coronel Litt me levanta rápidamente y grita: “¡Cojamos el antiaéreo!”, corremos hacia él y tiramos los bombarderos, oficialmente habíamos derrotado a Alemania, habíamos ganado la guerra, pero para mí esta no acabaría hasta encontrar a mi fiel amigo con el que había pasado todo, no me lo podía permitir.

Llevábamos tres semanas buscando por la zona, registrando cada campo de concentración de este campo de batalla. Como solíamos hacer Litt, Smith y yo inspeccionábamos todo mientras los demás vigilaban y descansaban unos minutos, este campo de concentración era diferente a los demás, había cuerpos muy recientes pero estaba todo vacío.

Ya nos íbamos cuando a los lejos oímos un tiro, salimos corriendo hacia un bosque, hay gritos y son muy cercanos. Corremos todo lo que podemos y nos encontramos dos kartoffels ejecutando gente, los reducimos y procedemos a llevarnos a todos los concentrados, hay un último recluta, en muy mal estado, muy delgado, le cojo y lo miro y es Hutchman, todos nos abrazamos, le habíamos encontrado pero estaba muy grave…

Llegamos a la enfermería, después de horas de espera la enfermera nos dice que Hustchman había sido maltratado pero se recuperaría, vamos a abrazarle, nos habíamos ganado la libertad, por fin podríamos volver a casa, habíamos ganado la segunda guerra mundial.


1 comentario:

  1. Tengo un conocido de la universidad que se la pasa hablando de esa página y el futuro gran negocio de su padre, es tedioso escucharlo pero admito que me dio mucha curiosidad. Es una página que te ayuda a crear empresas offshore en paraísos fiscales en los cuales las leyes te benefician y benefician a tu empresa evitando pagar demás por impuestos y cosas así. sinimpuestos.com

    ResponderEliminar